30 de Enero del 2015

Publicado por

Karissa Jobman

El inicio de Bucket

Todo comenzó hace un año hasta la fecha, antes de que ninguno de nosotros tuviéramos siquiera una semilla de la idea de Bucket en nuestra cabeza. Nos conocimos apenas tres semanas después de nuestra pasantía en Southwest Airlines. Ambos estábamos recién salidos de la universidad y llenos de ideas para el mundo. Nuestra atracción inicial fue una energía de exploración, iniciativa empresarial y transformación mundial; de ahí que ambos nos inscribamos para el "vuelo de nuestras vidas", una oportunidad de obtener experiencia empresarial mientras cosechamos los beneficios de vuelos nacionales gratuitos durante todo un semestre. A los pocos días de nuestra primera interacción, comenzaron las listas. Todos los días nos reuníamos para nuestro almuerzo de 60 minutos, con el cuaderno en la mano, mientras comenzábamos a discutir política, a hacer planes de negocios y a planificar nuestra próxima gran aventura para un vuelo de fin de semana por todo el país.

 

Nuestra lista de deseos para nuestros días de pasantias era tan larga como limitada. Volando desde Dallas Love Field, buscamos llegar a todos los rincones del país y de la gran ciudad en el medio. Nueva York, Seattle, Denver, Boston, St. Louis, y la lista continuó mientras pasábamos incontables horas en los aeropuertos esperando pacientemente a que se publicara nuestro nombre en la lista de espera. Si bien fue un momento lleno de ansiedad, nuestras madrugadas en el aeropuerto eran sagradas, ya que nos dieron el tiempo perfecto para idear nuestra siguiente lista de deseos a menudo garabateadas en la parte posterior de un boleto, donde planearíamos nuestro recorrido acelerado de 24 horas en nuestra escapada de fin de semana que estaba cada vez más cerca. 

 

Atlanta: World of Coke, Olympic Park, Chicken and Waffles, Stone Mountain, Civil Rights Museum.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey

Listos?

 

El motor del Boeing 737 se aceleraba mientras compartimos nuestro amor por América Latina y discutíamos nuestras ambiciones del futuro. Daniel, de Ecuador, me cuenta cómo le encantaría ver crecer la industria del turismo en Quito, mientras yo divago acerca de mi obsesión con los viajes sudamericanos, después de regresar de una estadía de cuatro meses en Buenos Aires. Nuestras mentes empresariales cambiaron: ¿cómo podemos ampliar el acceso al turismo en estos países menos transitados?

 

Vamonos! 

 

Y así comenzó Bucket. Queríamos que el mundo experimentara las culturas de las ciudades en desarrollo que estaban cerca de nuestros corazones tanto como deseábamos verlas crecer económicamente. Pero para que los viajeros puedieran acceder a estos lugares, vimos la necesidad de una mayor comodidad en el turismo. Sin boletos electrónicos, sitios web accesibles o amplia información, navegar por estos destinos puede ser intimidante para un extranjero.

Y luego hizo clic.

 

Al asociarnos con las principales atracciones en estas ciudades, podemos ayudar a otros a lograr su lista de deseos, mientras exponemos al mundo la belleza de estas diversas culturas. Un pase que otorgue acceso a las principales atracciones de la ciudad haría que los viajes fueran más accesibles, pero aun así le daría a los aventureros como nosotros la flexibilidad de crear su propio viaje y conexiones.

 

Bucket permitiría eso, dando a los viajeros sus propias alas para explorar.