4 de Septiembre del 2018

Publicado por

Moisés Vivas Luna

Quito; Patrimonio Cultural de la Humanidad

Debido a su riqueza natural, geográfica, arquitectónica, cultural y estética, Quito fue el primer sitio declarado patrimonio cultural de la humanidad y el segundo en general (declarado patrimonio de la humanidad) después de las Islas Galápagos. En 1978, la UNESCO declaró el centro histórico de Quito Patrimonio Cultural de la Humanidad, reconociendo así su valor cultural e histórico, en particular, el hecho de que representa el centro histórico más grande de América Latina.

 

Fundada en el siglo XVI sobre las ruinas de una ciudad inca y localizada a una altitud de 2.850 m. Quito se erige como la ciudad capital de Ecuador y la segunda ciudad más grande del país, se extiende a lo largo de las laderas del volcán Pichincha y está rodeada por las colinas de Panecillo e Ichimbia, posee con orgullo uno de los centros históricos más extensos y mejor conservados de Hispanoamérica. Toda el área protegida abarca 320 hectáreas en el área terrestre.

Además de su increíble paisaje, Quito es conocida por sus tesoros de iglesias coloniales, pinturas y esculturas. El arte colonial ecuatoriano combina los estilos de Renacimiento europeo y Barroco con influencias indígenas. Los monasterios de San Francisco y Santo Domingo, y la Iglesia y el Colegio Jesuita de La Compañía, con sus ricos interiores, son ejemplos puros de la 'escuela barroca de Quito', que es una fusión del arte español, italiano, morisco, flamenco e indígena.

La ciudad de Quito forma un conjunto armonioso donde la naturaleza y el hombre se unen para crear una obra única y trascendental. Los colonizadores sabían cómo adaptar su sensibilidad artística a la realidad que los rodeaba, construyendo su arquitectura en un entorno topográfico muy complejo.

 

En el siglo XVIII, Quito y la mayor parte de Ecuador estaban bajo control del Imperio español. Al igual que otras colonias de España, el catolicismo romano se estableció en la ciudad. De hecho, la primera iglesia en Ecuador se estableció en Quito incluso antes de que la ciudad fuera oficialmente fundada. Aunque la independencia de Ecuador ocurrió en 1809, el marcado impacto que la influencia española ejerció durante siglos prevaleció en las personas, por lo que muchos aspectos están profundamente arraigados en la cultura y el modo de vida en Quito. Incluso hasta el día de hoy, esas influencias son aún evidentes y son una gran parte de la vida cotidiana de los lugareños.

Quito es, sin duda, una ciudad llena de arte, historia, cultura y arquitectura impresionante. La autenticidad de la ciudad junto con la integridad que representa la conservación intacta a lo largo de décadas hace de Quito una ciudad realmente mágica.